SU HISTORIA

Niebla es un pequeño pueblo de 4000 habitantes situado a unos 30 Km. de la capital, en la tierra llana de Huelva;  se levanta en una colina junto al río Tinto, por su ubicación Niebla es un lugar privilegiado y de gran interés para las distintas civilizaciones que han pasado por ella.

La Ciudad de Niebla fue declarada Conjunto Histórico-Artístico por resolución de la Dirección General del Patrimonio Histórico-Artístico y Museos, publicándose en el Boletín Oficial por Real Decreto 559/1982 de 11 de febrero.

Durante el recorrido podrán comprobar un mezcla de culturas en todos sus monumentos y para su mejor entendimiento hay que tener presente que por Niebla han pasado civilizaciones desde turdetanas (IV – III a C.), romanos (II a C.), visigodas y musulmanas (VIII d C.) hasta que en 1262, con Alfonso X, la conquistan los cristianos. Dejando todas ellas la huella de su estancia. Aún no está comprobado pero es posible que también haya existido un asentamiento tartésico en este lugar.

Con el transcurso del tiempo Niebla ha tenido distintas denominaciones así se llamó Ilípula con los Turdetanos, Ilipla época romana según se ha descubierto en las acuñaciones de monedas, Elepla visigoda, Lebla-Labla islámicos y en 1262 con la reconquista toma el nombre de Niebla.

El recinto amurallado pasa por diferentes fases (recinto protohistórico,  recinto romano, recinto islámico) llegando su máximo esplendor en el siglo XII, tomando las dimensiones con las que ha llegado hasta nosotros. Este recinto mide casi 2 km. tiene 44 torres y 5 puertas árabes; además de las 5 puertas hay un portillo (puerta del agujero) donde posiblemente estuvo situada la puerta principal de la ciudad romana.